jueves, 28 de febrero de 2013

Extraña enfermedad le provoca el crecimiento de las piernas sin control

Mandy Sellars, de 38 años, padece una extraña enfermedad que provoca que sus piernas crezcan sin control durante toda su vida. Ahora, los médicos han encontrado un tratamiento para detener la enfermedad después de mapear su ADN.

Cuando las pruebas genéticas revelaron que tenía una enfermedad nunca vista antes en el mundo, comenzó la pesadilla de Mandy Sellars. Su pierna izquierda creció descontroladamente y se infectó con septicemia. Fue necesario amputarle esa pierna pero eso no detuvo a la enfermedad. El muñón pronto comenzó a crecer también y, en tres años, mide un metro de circunferencia.

El Daily Mail explica que esta mujer tiene muchas dificultades para moverse y necesita una silla de ruedas reforzada. “Me resulta muy frustrante”, asegura la Sra. Sellars, “Tengo pasión por la vida y quiero salir y vivirla”.

Ahora puede tener esperanzas de lograrlo gracias a científicos de la Universidad de Cambridge. Durante todo un año, el Doctor Robert Semple estudió al detalle el ADN de Sellars. Así descubrieron que no sufría una variante del síndrome del ‘Hombre Elefante’, sino que padecía un trastorno único.

El resultado de dicho estudio permitió que los científicos buscasen una forma de eliminar ese gen mutado, que provoca el crecimiento descontrolado de las piernas. Ahora, Mandy Sellars ha comenzado a tomar un novedoso medicamento y es muy optimista: “Empecé a tomarlo en septiembre, el objetivo era detener el crecimiento de mis miembros. En realidad, han comenzado a reducirse”.

Cuando nació, los médicos ya observaron que sus piernas eran más grandes que la mitad superior. “Ellos no pensaban que fuera a sobrevivir” explicaba, y es que esta extraña enfermedad ha tenido otras consecuencias en su salud. En 2002 sufrió un derrame cerebral que la paralizó dos meses, en 2005 soportó una infección en la sangre para luego enfrentarse a un fallo en los riñones.
Toda una superviviente que ahora ve posible tener una vida normal, y aprovecharla.
 

1 comentarios:

Devastiel dijo...

Qué horror de enfermedad uf.